Category: Mayas


Sincronario Galáctico Maya

Hunab Ku

El HAAB Y EL TZOLKIN 

A la forma de medir el tiempo le hemos llamamos Calendario. Sin embargo para los Mayas, el tiempo toma relevancia a través de los Sincronarios y fueron los más sofisticados de Mesoamérica ya que fue el centro de su vida y uno de los mayores logros culturales.

Los Mayas contaban el transcurso del tiempo con gran exactitud y mejor que los  contemporáneos de Europa. Los antiguos mayas fueron maestros del tiempo. Su sincronario les dio una perspectiva tanto física como espiritual del tiempo y sigue siendo la medida más precisa del tiempo jamás concebida. Tenían varios sincronarios, pero dos eran los principales.

Cada uno tenía un propósito diferente. Así, el agrícola (llamado “Haab”), es un sincronario solar ya que se rige por el tiempo que tarda la Tierra en dar la vuelta al Sol (365 ¼ días). Este movimiento de traslación da origen a las cuatro estaciones del año, que son muy importantes para el campesino. Este ciclo constaba de 18 meses de 20 días (360 días) más cinco días extra, que dan los 365 días. Además, cada cuatro años se agregaba un día para corregir las seis horas que se atrasaban cada año, igual como se sigue haciendo en la actualidad.

El Sincronario Galáctico Tzolkin”, es el sincronario religioso y lo usaban los sacerdotes para regular las ceremonias en honor a los Dioses, predecir el rol de cada individuo en la naturaleza para conservar la armonía y para determinar la energía de los días. Constaba de 13 meses de 20 días, o sea que el año estaba constituido por 260 días y se tenían en cuenta los ciclos del sol, de la luna y de Venus. El comienzo del Tzolkin es el día correspondiente al 26 de julio del calendario Gregoriano. El día 25 de julio se lo considera un día fuera del tiempo. Es un Día de Libertad Galáctica, un Día de Perdón Universal, un Día de Sintonización.

Los mayas combinaban estos dos sincronarios, produciendo un nuevo ciclo de 52 años que la llamaron ‘Rueda Calendárica’. La coincidencia en los días de ambos calendarios se producía cada 52 años.

En algunas regiones de México se usó para la medición del tiempo sólo la rueda calendárica y es así que las fechas para determinados acontecimientos son inciertas ya que la partición del tiempo en grupo de 52 años es muy pequeña. Para corregir esa deficiencia los mayas inventaron la ‘Cuenta Larga’. Con la fecha de nacimiento los Mayas podían saber cuál es la raza y tribu de esta nueva encarnación y con ello su Umbral Galáctico (puerta de entrada) y así saber cuál era el poder que tenían que desarrollar y que poseían dentro. Además sabían cuando llegaron a la misión en el planeta (Castillo) y qué misión venían a cumplir (Onda Encantada).

Los mayas encontraron respuestas a sus preguntas: ¿Quién soy? ¿Para qué nací? a través del Sincronario que ellos diseñaron. La relevancia de que cada persona se rija por su signo maya fue lo que hizo del Antiguo Mundo Clásico una civilización de armonía, ya que nadie vivía en oposición a sus energías y destino. Cada uno era  espetado, pues todos se sabían parte de un conjunto evolutivo y del desarrollo del plan cósmico. Se respetaba el mandato que cada quién traía, dedicándose a la tarea para la cual había nacido. Todo el mundo desarrollaba su labor de una manera armónica y enriquecedora en completa sintonía con su naturaleza y la de la Madre Tierra. Las Profecías Mayas dicen que esto retornará y regirá la humanidad cuando entren de lleno los cambios del nuevo ciclo. Al medir el tiempo con un sincronario obtenemos la sincronización con el entorno. Cualquier movimiento, actividad o evento que se realice se puede sincronizar con el tiempo universal, es decir, con el movimiento de la Luna, el Sol y las estrellas y se puede iniciar una actividad al mismo tiempo, armonizar la vida de los seres humanos con todas sus actividades como siembra, cosecha y período de descanso. El sincronario es el instrumento que el hombre ha desarrollado para armonizar los períodos mayores con su propio tiempo biológico. Según como sea la medición que se haga del tiempo, será la manera en que lo experimentamos en  nuestro cuerpo físico. El calendario Gregoriano de 12 meses es un tiempo incorrecto, que te separa de la naturaleza y de tu propio espíritu. Es anacrónico.

 “Así como el aire es la atmósfera del cuerpo, así el tiempo es la atmósfera de la mente; si el tiempo en el cual vivimos consiste de meses irregulares y días regulados por horas y minutos mecanizados, eso es lo que llega a nuestra mente: una irregularidad mecanizada.

Si todo procede de nuestra mente, no es de extrañarse en la atmósfera en la cual vivimos se encuentre contaminada, y nuestra queja sea: no tengo suficiente tiempo. Quien posee tu tiempo, posee tu mente. Posee tu propio tiempo y conocerás tu propia mente”.

José y Lloydine Argüelles.

En su interpretación Argüelles propone el manejo del tiempo como la cuarta dimensión. Si se utiliza el tiempo incorrecto se permanece sólo en el tiempo físico, fuera del mundo espiritual. La cuarta dimensión (tiempo) es el enlace entre la tercera dimensión (física) y la quinta dimensión (espiritual).

Saludo Maya

AYUM HUNAB KU EVAN MAYA EMA HOAyum Hunab Ku

Con las manos entrelazadas, en el corazón de la galaxia, decimos:

“Desde la Fuente Central de la Galaxia, que está en todas partes al mismo tiempo; que todo se reconozca como luz de amor mutuo”

AYUM HUNAB KU EVAN MAYA EMA HO

(se repite 3 veces)

“Salve Dador de Vida y Movimiento; armonía de la mente y la naturaleza, para todos”
“Mi corazón saluda a tu corazón y al corazón de la galaxia: Hunab Ku”

AHÓ

(Ha hablado el espíritu).